A grandes rasgos, hay dos clases de culturas en cuanto al modo de relacionarnos.

A grandes rasgos, hay dos clases de culturas en cuanto al modo de relacionarnos.

En los países muy poblados como Japón o Gran Bretaña, se tiende a mostrar una “educación negativa”. esto significa que la gente es consciente de la necesidad de intimidad de los demás y de su deseo de que no se entrometan en su vida. Allí no es una muestra de educación hacer preguntas cuando se acaba de conocer a alguien, como medio de manifestar nuestro interés por ese alguien. En cambio, en países donde hay más espacio, como Estados Unidos, la gente se inclina más a practicar la “educación positiva” donde se hace especial hincapié en la inclusión y la franqueza, y en donde si sería una muestra de educación hacer preguntas cuando se acaba de conocer a alguien.

Resulta difícil formular directrices sobre los sentimientos de los demás, porque varían mucho de una cultura a otra, de una familia a otra, de una persona a otra y de un momento a otro.

Por ello debemos trabajar en aprender a captar los sentimientos de las personas más allá de aprender y actuar según directrices y normas.

El modo de aprender a estar con alguien, consiste precisamente en estar con ese alguien.

Consiste en estar presente a todas las posibilidades en lugar de estar pendiente de si se cumple lo que esperamos en base a cómo somos nosotros, a nuestras expectativas o en base a las normas culturales introyectadas.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.