El Templo de Karnak y la Esperanza

Buenos días…. En unos minutos me voy de casa. Y aunque no debería hacerlo, el recuerdo es tan reciente y tan hermoso, que me cuesta dejar de desear que hoy también se repita… Ayer por la mañana en la carretera de les aigües el día era de una claridad brillante. Una atmósfera limpia permitía ver el sol y sus rayos como una luz-fuego dadora de vida. Era algo que podía sentirse. Y en un momento dado, en un tramo del camino en que una corre en clara dirección al horizonte por donde se levanta el sol, me sentí transportada a una de mis fotos Zen, esas que cita Alfons Cornella en el prólogo de mi libro ¡Sincroniza tu Vida!.

Me vi y sentí en un amanecer de las navidades de 2009 ante el majestuoso, sagrado y divino Templo de Karnak, en la posición exacta que permite recibir los primeros rayos de un sol ardiente, dador de vida y comunicador de pasión, por entre las columnas del templo que tienen el honor de flanquear sus rayos. Me sentí yo misma Templo. Templo que tiene el honor de recibir la vida y asimismo la excelsa responsabilidad de darla y comunicarla.

 

Y eso hago amigos. Contaros lo que vi y sentí. Lo que para mi existe mucho más allá de la sombra que nos queda de los día a día sin sol, sin vida, sin esperanza. Se trata tan solo de tomar perspectiva. Se trata tan solo de reconectar mirando distinto.

#EscueladeSincronización

Anuncios

Los comentarios están cerrados.