Muchos artistas, sienten una inclinación a lo absoluto y buscan incansablemente lo maravilloso. Es cierto que los extremos no son nunca buenos. El libertinaje mata el placer, buscar el amor con locura, mata el amor, aferrarse a la vida impide vivirla por el miedo a morir. Muchas personas o profesionales, intentarían convencer a la persona para integrar su persona individual en un esquema general, para adaptarla a la vida corriente. Pero entonces habrán conseguido matar su genialidad. Y llevar a la persona a la tristeza primero y a la depresión y a la enfermedad después. ¿Qué hacer? Se trata de poner el acento en la adaptación al mundo individual. Incrementando la capacidad creadora para conservar y equilibrar la gran capacidad emotiva. En lugar de quitar en ambas partes de la ecuación, se trata de poner en ambas. Se trata de expresar. De vivir cada parte sin miedo. Y entonces, se encuentra el equilibrio. Las emociones pueden dañarnos cuando no están puestas al servicio de un objetivo, de un acto creativo, más o menos artístico. Pero creativo al fin y al cabo. Hemos nacido para vivir y expresar. No para cohartar nuestras inmensas capacidades. E igual que debe existir esa adaptación individual que nos conduce al equilibrio dinámico y creador y sanador, debe existir una adaptación concurrente y colectiva con el resto de personas, y con nuestro entorno.

Próximamente Conferencia y Workshop de ¡Sincroniza tu Vida!

1er Capítulo de ¡Sincroniza tu Vida!
http://issuu.com/horuseditorial/docs/sincroniza_tu_vida__1_?

CV de la autora y sinopsis del libro
http://www.edicionesb.com/catalogo/autor/juna-albert_950.html
http://www.edicionesb.com/catalogo/autor/juna-albert/950/libro/sincroniza-tu-vida_2256

Video promocional de ¡Sincroniza tu Vida!
http://www.youtube.com/watch?v=uEtSWf4Zm5U&feature=g-upl

Anuncios

Los comentarios están cerrados.