Fomentar la integración (la sincronización) supone cultivar la diferenciación y la conexión.

En tus hemisferios debes conocer perfectamente cómo es y actúa cada uno, y luego debes conectarlos, sincronizarlos. Si no lo haces te quedarás des-sincronizado en uno o en otro. O te sentirás víctima y espectador de cada uno de ellos, “sufriendo” el paso de la modalidad HI a la modalidad HD  sin que tu puedas decidir cuando ni como. Recuerda: “El rigor por si solo es la muerte por asfixia, y la creatividad por si sola es pura locura”

En tu persona, debes diferenciarte, conocerte, saber quien eres tu, con tus luces y tus sombras, y luego debes relacionarte (sincronizarte) con los demás.

En la empresa, cada equipo debe estar definido, y al mismo tiempo conectado dinámicamente, creativamente y con permeabilidad funcional con los demás.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.